Obituario de León Ferrari para DE-G Magazine

Encontrá este artículo en la edición de agosto de DE-G Magazine
http://de-gmagazine.blogspot.com.ar/

Obsesión lunar

Yayoi Kusama es hoy en día la artista japonesa más importante y trascendente. Entrar en su obsesión infinita es camuflar los sentidos, volvernos camaleónicos y perdernos en el lenguaje psíquico que habla un universo surrealista y alucinójeno que todo lo abraza, en el que no se dislumbran límites.

“Mi deseo era predecir y estimar la infinitud de nuestro vasto universo con una acumulación de unidades en red, un negativo de puntos. Cuán profundo es el misterio de la infinitud en el cosmos. Percibiendo ese infinito quería ver mi propia vida. Mi vida, un punto, es decir, una partícula entre millones de partículas.”, explica Kusama.

Su obra se resume en la mirada del punto exacto que sintetiza el infinito y su eterno paralelismo con la nada misma. Sin siquiera percatarnos, nos adentramos en la propia intimidad de la artista, en un universo lunar y cósmico de movimientos danzantes. “Nuestra tierra es sólo un lunar entre los millones de estrellas del cosmos. Los lunares son un camino al infinito. Cuando borramos la naturaleza y nuestros cuerpos con lunares, nos integramos a la unidad de nuestro entorno. Nos volvemos parte de la eternidad…”.

¿Dónde visitar la obra de Yayoi Kusama?
Hasta el 16 de septiembre Obsesión infinita se estará exponiendo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), Avenida Figueroa Alcorta 3415.
Encontrá este artículo en la edición de agosto de DE-G Magazine
http://de-gmagazine.blogspot.com.ar/

Un rugido que será eterno


La expectativa de vida promedio de un león aumenta considerablemente cuando se encuentra en cautiverio, respecto de su estado salvaje. El pasado 25 de julio falleció en Buenos Aires a la longeva edad de 92 años quién sin dudas fue el rugido más polémico y provocador del arte plástico en el país, León Ferrari, el artista argentino contemporáneo más criticado y censurado.

Su padre, arquitecto, pintor y fotógrafo, construyó y decoró numerosas iglesias de Córdoba y de otras provincias. Habiendo recibido parte de su educación primaria en un colegio religioso, solía describir esta experiencia como un infierno, concepto mismo con el que allí estaba obligado a convivir, como si de una especie de jaula se hubiese tratado.

Ferrari fue predador al mismo tiempo que presa: presa de prejuicios, presa de convencionalismos que no terminaban de entender su mirada ácida contra la represión y el poder de la religión. Fue un León ciego, que a través de su braile supo estar en contacto directo con el mundo moderno, logrando transmitir que el arte se mira… y también se toca.

Destruyendo mitos, supo entrecruzar permanentemente significados y significantes, exponiendo un mundo de un modo poético y polémico, no restringido a límites canonizados. Su ideología seguirá gritando a través de cada una de sus obras. Gran paradoja en Ferrari, la creación de un arte que buscó permanentemente la censura, una fiera que se sintió aún más viva tras las rejas.

 
Encontrá este artículo en la edición de agosto de DE-G Magazine
http://de-gmagazine.blogspot.com.ar/

Bajo la cúpula, el infierno son los otros

 

Título original: Under the dome
Género: drama, ciencia ficción, misterio, terror
Reparto: Mike Vogel, Rachelle Lefevre, Natalie Martinez, Britt Robertson, Alexander Koch, Nicholas Strong, Colin Ford, Jolene Purdy, Aisha Hinds, Jeff Fahey, Dean Norris
País de origen: Estados Unidos Flag of the United States.svg
Producción: Randy Sutter
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Stephen King, Stacey Snider, Darryl Frank, Justin Falvey, Jack Bender, Brian K. Vaughan, Neal Baer
Cadena original: CBS
Fecha de emisión: 24 de junio de 2013 – presente

Para quien leyó un libro, le haya gustado o no, posteriormente ver su adaptación en cine o en televisión se transforma en jugar a encontrar las “7 diferencias” entre una cosa y la otra. La vasta obra de Stephen King jamás ha quedado fuera de este tipo de controversias, llegando en ciertas ocasiones él mismo a detestar el resultado final de algunas producciones basadas en su trabajo -como es conocido su rechazo absoluto a la versión de Stanley Kubrick de la novela The Shining-. Con Under the dome Stephen no tiene problemas, ya que en este caso el escritor se encuentra cómodamente sentado en la silla de productor de este nuevo drama televisivo estrenado en Estados Unidos el pasado 24 de junio por la cadena CBS.

Es sabido que todo lo que tenga el sello King se convierte en un éxito de masas, y si sumamos el hecho de que quién apadrina el programa es nada menos que Steven Spielberg y que se cuenta también en el staff con Brian K. Vaughan (conocido por sus trabajos tanto en Marvel Comics como en la también masiva Lost), no sorprende que 13 millones de personas hayan visto el piloto en vivo en Estados Unidos, convirtiéndolo en uno de los estrenos de verano más vistos.

La acción acontece en la ficticia localidad de Chester’s Mill, donde la aparente paz del pueblo rural se ve interrumpida por la caída de una misteriosa e indestructible cúpula, que no sólo deja a todos aislados del resto del mundo, sino que provoca una seguidilla de sangrientos accidentes y muertes, sembrando además la semilla de la discordia entre sus habitantes, quienes ahora más que nunca se esforzarán por tener sus oscuros secretos lo más ocultos posible.

Con la inclusión de nuevos personajes con los que la novela no cuenta -como es la incorporación de una pareja homosexual con su hija adolescente, una mujer afroamericana, un joven con raíces orientales o una flamante sheriff latina- la serie encierra bajo su domo un cóctel de clichés estadounidenses, donde siempre se deduce que la suma de diferentes edades, razas, culturas y etnias trae emparejado una audiencia igual de variada, buscando la empatía constante de cada espectador con algún punto de la historia narrada.

Con actuaciones que van de correctas a regulares, quizás el mayor acierto del casting sea la presencia de Dean Norris. Actualmente conocido por personificar al agente de la DEA y cuñado de Walter White en Breaking Bad, esta vez se pone en la piel del concejal del lugar, que no sólo tiene que lidiar con su perturbado hijo, sino que este nuevo fenómeno va a conseguir que su hambre de poder crezca proporcionalmente con sus bajos escrúpulos, quedando en Norris poco de la faceta moral que nos tiene acostumbrados con Hank Schrader.

Otro de los protagonistas se trata de -el en este caso no tan bueno- Dale Barbara , un forastero ex militar a quién el domo sorprende dentro de la ciudad, realizando una misión de la que aún no sabemos de qué se trata. Pero “Barbie” no será el único que tenga su muerto escondido dentro del placard, y la falta de electricidad, aire puro y libertad empezará a sacar lo peor de cada uno. Lo que se nos plantea entonces es cuestionarnos de dónde proviene el verdadero caos: si es de ese extraño campo de poder que deja encerrado a todo un pueblo sin ninguna explicación racional aparente, o si proviene del mismo género humano, de lo que puede llegar a ser capaz la mente humana, ya sea para sobrevivir o para sacar el mayor provecho a la situación que acontece. ¿Quién termina siendo el enemigo? ¿Lo desconocido que está en el exterior o lo que habita en uno mismo?

Todo parece indicar que la serie no seguiría los mismos pasos que siguió el libro, que sólo se tomaría la premisa inicial para que cada personaje siga un camino diferente, no el que ideó Stephen King en su obra, sino el que los guionistas decidieron que era lo mejor para la llevar a cabo la adaptación. Al fin de cuentas, como el propio King ha expresado recientemente en una carta a sus lectores, y a su vez citando a James M. Cain, la novela siempre seguirá allí, intacta, esperando en la biblioteca sin mutar ni una sola línea, ni una sola palabra, para que sea leía tantas veces como se quiera, para que sea disfrutada tantas veces como se pueda. Porque si algo nos queda claro, es que nuestra imaginación de la mano de un libro de Stephen King, es infinita, y no habrá adaptación alguna que consiga limitarla.

La novela amarilla de Mankell

chinnn

Título original: Kinesen
Autor: Henning Mankell
Año de publicación: 2007
País: Suecia Bandera de Suecia
Género: Novela policíaca

Diecinueve personas, todos pertenecientes a una misma familia, son brutalmente torturadas y asesinadas en Hesjövallen, un aislado pueblito sueco próximo a convertirse en territorio fantasma.

El crimen escandaliza a todo el país. Birgitta Roslin, jueza que toma licencia por problemas de presión -también antigua militante comunista- descubre tener un vínculo lejano con las víctimas de la masacre. Guiada por su instinto y curiosidad, aprovechando su tiempo libre, viaja al lugar de los hechos y por sus propios medios, luego de que la policía local le diera la espalda a sus hipótesis, va asociando pista con pista (como el endeble indicio de una cinta de seda roja en la nieve), encadenando una con otra hasta desembocar en China.

La aparente trama principal de esta novela termina perdiéndose en una historia de venganza, de esclavitud, de política, de poder y comunismo. Al iniciar la lectura se visualiza la historia de un diario rojo que, poco a poco y de la mano de Mao Tse-Tung, irá mutando en el icónico libro del mismo color de la China comunista, desvirtuando la historia hacia otro contexto.

Henning Mankell, el autor holmiense creador del reconocido personaje Wallander, quién estuvo ligado en su juventud a los movimientos sindicalistas y de izquierda, supo cómo vincular múltiples sociedades, completamente alejadas tanto en espacio como en tiempo, trasladándonos del frío enero sueco de 2006 hasta Cantón del 1800 y de allí hasta el África actual, por ejemplo. La historia político-social se vuelve protagonista de toda la historia, logrando que el argumento propuesto inicialmente quede fuera de foco o incluso olvidado. Confundiendo al lector dentro del mismo relato, se termina vislumbrando que el objetivo del escritor no es relatarnos los detalles de una historia violenta o de una investigación policíaca respecto a la misma, sino la comparación constante de dos sociedades opuestas, la crítica al aburguesamiento emergente, a la renuncia de los ideales revolucionarios de los años 60.

A lo largo de la lectura se van integrando múltiples personajes, innecesarios o no, de distintas épocas, nacionalidades y creencias, enredando la novela hasta el punto tal en que quién lee siente que tirando el hilo narrativo empieza a desenredarlo, cuando en realidad lo que se hace es anudarlo un poco más, logrando así teñir por completo la clásica novela negra de un amarillo oriental.

Las chicas de Lena Dunham

Género: Tragicomedia
Creador: Lena Dunham
Reparto: Lena Dunham, Allison Williams, Jemima Kirke, Zosia Mamet, Adam Driver, Alex Karpovsky.
País de origen: Estados Unidos Flag of the United States.svg
Cadena: HBO
Duración: 30 minutos
Fecha de emisión: 15 de abril de 2012 –  Presente

Lena Dunham nació en Nueva York hace casi 27 años, en el seno de una familia de artistas (su padre es un pintor pop art y su madre fotógrafa y diseñadora). Licenciada en escritura creativa, es creadora, directora, guionista, co-productora ejecutiva y también protagonista principal de su obra más ególatra, Girls, estrenada en HBO en abril de 2012.

En una primera y superflua interpretación de su nombre, podría decirse que la serie trata de un grupo de cuatro amigas, bien diferentes entre ellas, y sus andanzas en la gran ciudad, su deseo de aceptación, de pertenencia, de satisfacción sexual. Pero cuando nos vamos adentrando en cada capítulo, nos vamos preguntando qué tan verdadera es esta premisa, qué tan acertada es la pluralidad misma que contiene el título.

Como protagonista central se nos presenta a Hannah Horvath, casualmente interpretada por la mismísima Dunham. Escritora, sólo porque ella se autoproclama como tal, Hannah quiere ganarse la vida escribiendo ensayos basados en su propia experiencia, mero reflejo de la propia Lena. A partir de allí, todos los personajes giran alrededor de ella, impidiendo su crecimiento, su evolución, haciendo sentir a la audiencia que se está perdiendo de algo, que se espera más.

Aparentando una autoaceptación, Hannah nos muestra constantemente su cuerpo desnudo, llevándolo al ridículo y a lo grosero, insinuando que ella misma se ríe de sus propios defectos. Pero, ¿hasta qué punto es esto cierto? No parece ser más que una especie de chivo expiatorio de su creadora, llena de complejos que intenta purgar a través de su obra. Poco a poco, se termina convirtiendo en “la serie de”, en la que no sólo se nos muestran las carencias de cada uno de los protagonistas, sino que, al mismo tiempo, se focaliza en resaltar las virtudes de Dunham… digo, de Horvath, de Horvath.

Al fin de cuentas, Girls  no está demasiado alejada de sus tan comparadas y supuestas antagónicas Sex and the city o Gossip Girl, porque, al igual que ellas, no deja de ser un retrato de “niñas bien” que no tienen idea de lo que quieren. Catalogada también como “la voz de toda una generación”, nos continúa demostrando cómo aún la mujer permanece completamente subestimada, ya que constantemente pareciera equiparándolas con simples sacos llenos de histeria. Pese de tratarse de una serie de chicas, se cuenta con personajes masculinos mucho más interesantes y atrayentes que los femeninos, aunque desacertadamente poco abordados.

Con una musicalización realmente muy bien lograda y un buen aprovechamiento del boom hipster por parte de Dunham, la serie se construye como una total exteriorización del ego de su creadora que, dándole un papel tan importante a sus senos desnudos aún por encima de las tres protagonistas restantes, nos deja preguntándonos de qué chicas en verdad nos estamos volviendo espectadores.

Beasts of the Southern Wild

Título original: Beasts of the Southern Wild
Dirección: Benh Zeitlin
Producción: Josh Penn, Dan Janvey, Michael Gottwald
Guión: Lucy Alibar, Benh Zeitlin
Música: Dan Romer, Benh Zeitlin
Reparto: Quvenzhané Wallis, Dwight Henry
Género: drama, fantasía
Duración: 92 minutos
Estudio: Journeyman Pictures, Cinereach, Court 13 Pictures
Fecha de estreno: 27 de julio de 2012

La tormenta está próxima y con ella se desatan los más inesperados temores. Ante la posibilidad de perderlo todo, ¿salimos huyendo o nos quedamos pisando más fuerte que nunca la tierra a la que pertenecemos? Los miedos de Hushpuppy (Quvenzhane Wallis),  una niña de apenas seis años que no tiene noción de las grandes civilizaciones ni de grandes lujos, se materializan en bestias gigantes que la persiguen a lo largo de toda su aventura.

Estrenada en el festival de cine independiente Sundance, Beasts of the Southern Wild  es el primer largometraje de Benh Zaitlin, joven cineasta de 30 años que por este trabajo consiguió no sólo la nominación como mejor película en la 85° entrega de los premios de la Academia, sino que también en tres categorías más, incluyendo mejor director.

Huérfana de madre y bajo la protección de su padre Wink (Dwight Henry), la pequeña vive en The Bathtup, una zona anegada al sur de Estados Unidos, rodeada de los afluentes del río Misisipi. Dueña de una filosofía de vida casi instintiva, Hushpuppy ha ido construyendo, a lo largo de su corta experiencia, una fortaleza interior llena de simbolismos y poesía. Cuestionarse cómo una criatura que sólo ha conocido ambientes de carencia y de nula educación puede formularse tales interrogantes como muestra el film, sencillamente está de más. Basta con volcarse dentro de lo que cada cosa va representando, adentrándose en el espíritu sureño de la mano de escenarios estéticamente bien logrados y con un acompañamiento sonoro a destacar.

Sin actores de renombre a los cuales tomar de referencia, las “bestias salvajes del sur” confirman que no hace falta ser una superproducción de Hollywood para ganar un lugar en el mundo de la buena cinematografía, con Quvenzhané Wallis cargando la mayor responsabilidad de que esto sea así.

La película se vuelve una apología de la vida misma, del primitivismo, del deseo de no dejarse corromper por la sociedad, por el sistema. Juega excelentemente con su título, dejando al espectador cuestionándose ¿quiénes son las bestias salvajes? ¿aquellos que defienden como animales su territorio y su lugar de pertenencia, nuestros propios miedos que vienen a darnos caza, o la misma sociedad intentando derribar nuestras creencias, nuestro orgullo más primario? No queda más que encontrarse uno mismo, cara a cara, con su propia verdad.

All things must pass

All things must pass

Creación de un obituario como trabajo práctico de la materia “Redacción de críticas”. Junio 2012.

Como pez en el agua

     Image

Sucesor de muchos, innovador como pocos, Lisandro Aristimuño arrancó su gira anfibia llenando el Gran Rex de sonidos orquestales combinados con la más sutil electrónica. El músico rionegrino puso en escena toda su propuesta instrumental y audiovisual, sumergiendo al público en un estanque de emociones.

Contando con la presencia de amigos invitados de alta talla como Lito Vitale, Fabiana Cantilo, Dread Mar, Gabo Ferro, Luciana Jury, Hilda Lizarazu, y Boom Boom Kid, Aristimuño repasó su discografía comenzando con el tema “Elefante”, el mismo que abre también su último trabajo (Mundo anfibio) y dando cierre al show con un muy alto “Todo lo que tengo”, dejando al espectador muy en claro de lo ofrecido arriba del escenario.

Con tintes existencialistas y, a su vez, ecológicos, lleva constantemente a cuestionarnos acerca de la complejidad de la vida moderna y nuestra capacidad de adaptación. Esta noche, el músico no dejó de crear el efecto de un clima intimista, a pesar de las más de tres mil personas que colmaban la sala, llevando a cada uno a sentir que pisa tierra húmeda sin haberse siquiera levantado de la butaca.

Su talento no cabe en un disco, lo transgrede. El público reconoce y aplaude su singularidad, su persistente experimentación, su originalidad autóctona y fresca, su aire patagónico, su poder de transformación de aromas, texturas, sabores y sensaciones en lo que mejor le sale hacer: música.

Gira anfibia”, Lisandro Aristimuño
03 de agosto de 2012, teatro Gran Rex, Buenos Aires, Argentina.

Carrie, Brian de Palma

Modificación de audio de una escena de la película Carrie, basada en el libro de Stephen King, dirigida por Brian de Palma en 1976, como trabajo práctico de la materia Taller de Informática I, de la carrera Lic. en Crítica de Artes, I.U.N.A.