Artículo de Pennywise para DE-G Magazine

Encontrá este artículo en la edición de noviembre de DE-G Magazine

Beep beep, Pennywise!

Las adaptaciones de las obras de Stephen King parecen nunca terminar, así como tampoco las remakes de trabajos anteriores inspirados en alguno de sus libros. Todavía con Carrie en su primera semana en cartelera en los cines argentinos, se confirmó la noticia de que el payaso más temido por grandes y chicos tendrá también una nueva versión cinematográfica. IT es quizás el libro más profundo, oscuro y también largo del escritor norteamericano, por lo que se planea trabajar la historia en dos películas. Cary Fukunaga está abordando el proyecto como director y co-escritor del guion junto a Chase Palmer.

Los seres humanos presentan por naturaleza aversión natural al riesgo, a la amenaza, ya sea real o supuesta, ya sea presente, pasada o futura. ¿Qué pasa, entonces, cuando esa emoción primaria, el miedo, se personifica? ¿Qué pasa cuando intenta darnos caza?

No por nada a Stephen King se lo considera como “el maestro del terror”, ya que juega de la manera más sofisticada y sutil no sólo con nuestros temores más profundos, sino también con nuestra intimidad. Hila nuestra cotidianeidad, elementos y personajes de la vida ordinaria, con esa dimensión desconocida y oscura que forma parte de cada ser. Cada libro, cada obra de King, es una metáfora de alguno de esos componentes, ya sea en forma de una lectora fanática psicótica, de una adolescente marginada con poderes telequinéticos, de un automóvil diabólico, de un escritor frustrado que repentinamente quiere matar a toda su familia o de un payaso maldito.

A partir de 1986, esa criatura cómica estereotipada con vestimenta y maquillaje extravagante que solía indiscutiblemente tener la función de hacer reír a grandes y principalmente a niños, se convertiría en disparador de fobias y protagonistas de temibles pesadillas… porque Stephen hacía, una vez más, lo que tan bien siempre supo hacer: darle forma a lo intangible, darle un rostro, una personalidad. En IT, cada uno de nosotros se convierte en uno de los perdedores, cada uno junta fuerzas de quién sabe dónde, para bajar a esa guarida oscura y pantanosa para así enfrentarse al monstruo que allí habita.

 Pennywise se terminó transformando en un ícono de la cultura popular, reforzándose esto cuando, en la miniserie de 1990, Tim Curry supo encarnarlo magistralmente, haciéndonos descubrir lo mucho que se puede disfrutar pasándola mal… ¿quién no se recuerda a sí mismo en su niñez, imaginando un payaso con dientes afilados asomarse por una alcantarilla un día de lluvia invitándonos a flotar?

IT nos demuestra que nunca es mal momento para volver a prender ese interruptor que apagamos al terminar la niñez, ya que la clave para enfrentar al monstruo, nos enseña deja cual moraleja, es usar la imaginación.

Encontrá este artículo en la edición de noviembre de DE-G Magazine

Bajo la cúpula, el infierno son los otros

 

Título original: Under the dome
Género: drama, ciencia ficción, misterio, terror
Reparto: Mike Vogel, Rachelle Lefevre, Natalie Martinez, Britt Robertson, Alexander Koch, Nicholas Strong, Colin Ford, Jolene Purdy, Aisha Hinds, Jeff Fahey, Dean Norris
País de origen: Estados Unidos Flag of the United States.svg
Producción: Randy Sutter
Producción ejecutiva: Steven Spielberg, Stephen King, Stacey Snider, Darryl Frank, Justin Falvey, Jack Bender, Brian K. Vaughan, Neal Baer
Cadena original: CBS
Fecha de emisión: 24 de junio de 2013 – presente

Para quien leyó un libro, le haya gustado o no, posteriormente ver su adaptación en cine o en televisión se transforma en jugar a encontrar las “7 diferencias” entre una cosa y la otra. La vasta obra de Stephen King jamás ha quedado fuera de este tipo de controversias, llegando en ciertas ocasiones él mismo a detestar el resultado final de algunas producciones basadas en su trabajo -como es conocido su rechazo absoluto a la versión de Stanley Kubrick de la novela The Shining-. Con Under the dome Stephen no tiene problemas, ya que en este caso el escritor se encuentra cómodamente sentado en la silla de productor de este nuevo drama televisivo estrenado en Estados Unidos el pasado 24 de junio por la cadena CBS.

Es sabido que todo lo que tenga el sello King se convierte en un éxito de masas, y si sumamos el hecho de que quién apadrina el programa es nada menos que Steven Spielberg y que se cuenta también en el staff con Brian K. Vaughan (conocido por sus trabajos tanto en Marvel Comics como en la también masiva Lost), no sorprende que 13 millones de personas hayan visto el piloto en vivo en Estados Unidos, convirtiéndolo en uno de los estrenos de verano más vistos.

La acción acontece en la ficticia localidad de Chester’s Mill, donde la aparente paz del pueblo rural se ve interrumpida por la caída de una misteriosa e indestructible cúpula, que no sólo deja a todos aislados del resto del mundo, sino que provoca una seguidilla de sangrientos accidentes y muertes, sembrando además la semilla de la discordia entre sus habitantes, quienes ahora más que nunca se esforzarán por tener sus oscuros secretos lo más ocultos posible.

Con la inclusión de nuevos personajes con los que la novela no cuenta -como es la incorporación de una pareja homosexual con su hija adolescente, una mujer afroamericana, un joven con raíces orientales o una flamante sheriff latina- la serie encierra bajo su domo un cóctel de clichés estadounidenses, donde siempre se deduce que la suma de diferentes edades, razas, culturas y etnias trae emparejado una audiencia igual de variada, buscando la empatía constante de cada espectador con algún punto de la historia narrada.

Con actuaciones que van de correctas a regulares, quizás el mayor acierto del casting sea la presencia de Dean Norris. Actualmente conocido por personificar al agente de la DEA y cuñado de Walter White en Breaking Bad, esta vez se pone en la piel del concejal del lugar, que no sólo tiene que lidiar con su perturbado hijo, sino que este nuevo fenómeno va a conseguir que su hambre de poder crezca proporcionalmente con sus bajos escrúpulos, quedando en Norris poco de la faceta moral que nos tiene acostumbrados con Hank Schrader.

Otro de los protagonistas se trata de -el en este caso no tan bueno- Dale Barbara , un forastero ex militar a quién el domo sorprende dentro de la ciudad, realizando una misión de la que aún no sabemos de qué se trata. Pero “Barbie” no será el único que tenga su muerto escondido dentro del placard, y la falta de electricidad, aire puro y libertad empezará a sacar lo peor de cada uno. Lo que se nos plantea entonces es cuestionarnos de dónde proviene el verdadero caos: si es de ese extraño campo de poder que deja encerrado a todo un pueblo sin ninguna explicación racional aparente, o si proviene del mismo género humano, de lo que puede llegar a ser capaz la mente humana, ya sea para sobrevivir o para sacar el mayor provecho a la situación que acontece. ¿Quién termina siendo el enemigo? ¿Lo desconocido que está en el exterior o lo que habita en uno mismo?

Todo parece indicar que la serie no seguiría los mismos pasos que siguió el libro, que sólo se tomaría la premisa inicial para que cada personaje siga un camino diferente, no el que ideó Stephen King en su obra, sino el que los guionistas decidieron que era lo mejor para la llevar a cabo la adaptación. Al fin de cuentas, como el propio King ha expresado recientemente en una carta a sus lectores, y a su vez citando a James M. Cain, la novela siempre seguirá allí, intacta, esperando en la biblioteca sin mutar ni una sola línea, ni una sola palabra, para que sea leía tantas veces como se quiera, para que sea disfrutada tantas veces como se pueda. Porque si algo nos queda claro, es que nuestra imaginación de la mano de un libro de Stephen King, es infinita, y no habrá adaptación alguna que consiga limitarla.

Carrie, Brian de Palma

Modificación de audio de una escena de la película Carrie, basada en el libro de Stephen King, dirigida por Brian de Palma en 1976, como trabajo práctico de la materia Taller de Informática I, de la carrera Lic. en Crítica de Artes, I.U.N.A.